Diego Llorente: aquí y ahora

Por Roque Arambarri / Análisis

Diego Llorente fue la primera incorporación que la Real Sociedad concretó de cara al curso 2017/18. Semanas antes de que se confirmase su traspaso, el conjunto txuri-urdin confirmó su presencia en la Europa League tras empatar en Vigo (2-2). El billete para viajar por el viejo continente estaba ya sacado y pensando en la exigencia que iba a suponer para la Real tener que jugar en tres competiciones, Eusebio —junto a la ayuda de la Dirección Deportiva, por supuesto— decidieron firmar a Llorente. Que Mikel González decidiese poner fin a su etapa en el equipo donostiarra, aceleró las cosas e hizo ver que el fichaje del central madrileño quizá no era el más ilusionante, pero sí el más necesario.

Diego Llorente se ha adaptado muy rápido a la Real de Eusebio.

Desde aquel día en el que pisó por primera vez Donosti como jugador realista hasta hoy, han pasado cuatro meses en los que Diego Llorente, sin hacer demasiado ruido, se ha ido ganando la confianza de su entrenador. Poco a poco ha ido acumulando más minutos ofreciendo un rendimiento más que aceptable y, además, ha seguido todo este proceso obviando cualquier periodo de adaptación que normalmente —como en el caso de Januzaj— hace que la aclimatación del futbolista a su nuevo club sea mucho más lenta y costosa.

Sin embargo, el nuevo “3” de la Real Sociedad ha caído de pie en Anoeta. Por lo que pudo demostrar en el Castilla y en el Rayo Vallecano sobre todo, era sabido que, como central, Diego Llorente respondía al perfil de jugador que demanda Eusebio Sacristán en ese puesto. Sabe jugar a campo abierto con muchos metros a defender a sus espaldas, tiene buen pie y entiende qué es lo que tiene que hacer un zaguero en el sistema de esta Real que busca tener superioridad numérica desde la primera fase del juego. Y todo esto —unido a lo determinante que está siendo en las acciones de estrategia que luego comentaremos— le han hecho acreedor de un puesto de titular en el último mes y medio.

Llorente ha respondido cada vez que Raúl Navas o Iñigo Martínez han estado lesionados. Después de Aritz Elustondo —que también está creciendo cada vez más—, es el central de la Real Sociedad que más minutos ha disputado entre todas las competiciones —742 para ser más exactos—, y con ello ha logrado que la ausencia de los dos centrales insustituibles hace un año no se notase tanto, algo que en la 16-17 era impensable.

Pero el impacto que Diego Llorente está teniendo en la Real Sociedad no se queda solo en eso, en su número de participaciones. Va más allá. Porque si en alguna faceta está destacando especialmente, esa es la del balón parado, donde Llorente podríamos decir que ha reivindicado su figura como especialista en ese tipo de acciones. Sus estadísticas no pueden ocultar la realidad y es que en lo que llevamos de competición, el canterano madridista se ha convertido en el central más goleador de la Liga Santander, empatado con Feddal y su compañero de equipo Aritz con dos tantos; mientras que en la Europa League ha marcado otros tres (Dato: Endika Santamaria). Goles que, en muchos casos, han servido para abrir algún marcador —como contra el Rosenborg—, para cerrar corroborar un triunfo —como ante el Dépor—, o para salvar algún punto in extremis —como el día del Betis—.

Llorente es muy dominante en el juego aéreo. Va muy bien al encuentro con el balón.

Sus características físicas pueden llevar a engaño —es alto y algo liviano si lo comparamos con Iñigo, por ejemplo—. Pero a pesar de ello, Diego Llorente es un gran rematador por los aires porque no hay muchos defensas que ataquen la pelota como él; con esa fe y con esa convicción. Los movimientos desde fuera hacia dentro que dibuja dentro del área antes de que el lanzador de la falta o el córner bote la misma —iniciando muchas veces la carrera para el remate desde el pico del área y para terminar rematando en el área pequeña—, también ayuda a que Llorente sea una amenaza constante en esas jugadas estratégicas de las que la Real Sociedad está sacando mucho partido. El nuevo central txuri-urdin es especialmente bueno en eso y parece que ha llegado para quedarse.

26 Oct 2017 No hay comentarios

Dejar un comentario