Le queda pequeño

Por Xabi Esnaola / La Liga

Espigado y consumido por la tensión, el cuerpo de Imanol Alguacil se queda pequeño para el niño que lleva dentro. Cada jugada es una oportunidad de conectar con la grada. Cada segundo, una lucha por las dos cosas que ama: el color blanquiazul y el juego. El oriotarra ha conseguido en tres semanas retrasar las vacaciones de una plantilla que estaba dejándose tentar por el olor del verano. Y como resultado, la Real Sociedad está jugando un muy buen fútbol lleno de matices, todos ellos de la mano de un saber estar en el campo que comenzó con el «necesario» 0-0 de Ipurúa. Puntuar, no encajar y perfeccionar. En ese orden, y muy rápido en el tiempo, Alguacil culminó ayer su plan de recuperación ante el Atlético de Madrid. 

Decía Porfi Fisac en la previa del Barcelona-Gipuzkoa Basket que «ellos juegan con capa y nosotros, corriendo». De la misma manera, la Real corrió, y más importante, hizo correr a su rival. El equipo txuri-urdin confió en el pase en corto para avanzar, provocar que el estrecho conjunto colcholista diera pasos hacia atrás, y así generar situaciones en banda de 1vs1 para terminar por dentro. Lo cierto es que el gol de Willian José fue un encuentro con la plena efectividad, porque la primera media hora fue una colección de acercamientos sin finalización.

Pese a todo, en ese 1-0 se pueden encontrar patrones que más adelante solidificarían la victoria. El primero y más importante: la capacidad de Asier Illarramendi para el robo, dando a este siempre un valor doble gracias a la continuidad que el mutrikuarra otorga a cada acción. Cuando la presión colectiva de la escuadra de Alguacil mostraba carencias (fue en contadas ocasioes, cabe decir), Sergio Canales y Rubén Pardo no funcionaron bien en tareas de bascular y tapar las líneas de pase. Pero Asier dio la cara por todos.

El Atlético conectó por dentro en el 1T, pero Illarramendi marcó la frontera. (Foto: Squawka)

El segundo patrón, y que enlaza con el primero, es Adnan Januzaj. La versión del belga en estas últimas semanas se ha visto mejorada por un plus de velocidad que va acompañado por una inusitada toma de decisiones (atraer al rival y soltar, no abusar del regate, y en mayor medida, producir con goles –su asignatura pendiente– y asistencias) de mucho nivel. Arropado por detrás (qué bien está Aritz Elustondo) y por los lados (el segundo tiempo de Sergio Canales e Illarramendi permitieron que el belga produjera escenas caóticas; frustrantes para el rival y especialmente divertidas para la grada), la Real jugó para Januzaj. Y al revés.

Alguacil detectó tras el descanso que la gran altura y el riesgo que estaba asumiendo Atleti podría tener su némesis en la transición. Juanmi (2-0)Willian José mediante, lo confirmaría más tarde. La lectura del entrenador de la Real Sociedad fue la misma que utilizó Garry Kasparov para vencer a Petrosian en 1969. Como en aquel enfrentamiento, el cambio de enfoque de la estrategia de partido fue el movimiento ganador. Implantando un estilo posicional tranquilo, a veces contraatacante y conocedor de sus limitaciones (y las del que juega al otro lado del campo), consiguió que la personalidad de la Real Sociedad mutara para quedarse con los tres puntos. Una decisión valiente, cerebral y acorde con la de un tipo que dice no estar a la altura de la Primera División. Por suerte, sus números no dicen lo mismo.

Alguacil: «Hemos conseguido que los jugadores se diviertan defendiendo. Eso sí que es importante, porque el potencial ofensivo de este equipo ya lo conocíamos. […] Hemos hecho una presión alta cuando estábamos juntitos y cerca, también nos hemos replegado juntos, hemos tenido pausa cuando debíamos tenerla y les hemos movido, hemos generado transiciones rápidas cuando ellos estaban volcados… un poco de todo.»

Simeone: «No hicimos un buen primer tiempo, mejoramos en el arranque del segundo pero no tuvimos la regularidad para acercarnos en el marcador. La Real Sociedad ganó con justicia.»

 

↑Aplauso de la semana (II): Adnan Januzaj

↓Suspenso de la semana (II) : –

20 Abr 2018 1 comentario
  • […] todos cuentan para el primer entrenador (ayer el técnico oriotarra introdujo 7 cambios respecto al jueves), pero ahora son ellos, los protagonistas que mueven el balón de aquí para allá, los que deben […]