Efecto Comet / ¿Por qué Comet?

La Real Sociedad está por encima de sus némesis. La suya es una historia reconocida, por momentos gloriosa y sellada por capítulos solemnes. El afán txuri-urdin por ganar alcanzó su cima con la Generación de Oro de los años ochenta, etapa en la que una longeva maldición, la de Monsieur Comet, se descosió para siempre. El francés, dueño del velódromo bajo el cual se construiría el estadio de Atocha a principios del siglo pasado, había vaticinado un futuro tenebroso para el club donostiarra:

“Jamás la Real Sociedad será campeona”

- Julien Comet

Setenta años y tres finales (1913, 1928 y 1951) después, empujados por un espíritu de revancha y orgullo guipuzcoanos, la Real Sociedad coronó en 1981 su eternidad ganándose el recuerdo de todo aficionado al fútbol: 2 Ligas, 1 Copa, 1 Supercopa y, mejor que todo eso, una identidad se forjaron gracias al apoyo incondicional de sus aficionados, pero también gracias a sus enemigos. Por eso Comet da nombre a este sitio. Porque nuestros textos no solo estarán dirigidos a quienes sueñan con una Real campeona, sino también a quienes nunca creyeron y se equivocaron; a quien aún hoy no cree y se equivocará. Ellos también son parte de una llama que, desde este pequeño rincón, contaremos cómo aguanta encendida.